Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘persona’

MARTA MARTÍNEZ LIÉBANA

En general se considera inmigración ilegal a la migración de personas a través de fronteras nacionales sin atender los requerimientos legales del país de destino. A quienes la practican se les conoce como “sin papeles” o “indocumentados”. Más de un millón de ilegales, farfulla un artículo de 2.005 publicado en El Mundo. Como éste, la mayoría de los periódicos hoy en día hablan de “ilegales” para referirse a aquellos extranjeros que residen en España pero que no tienen sus documentos en regla. 

Inmigrante recién llegado atendido en una playa. La voz de Salamanca.

Inmigrante recién llegado atendido en una playa. La voz de Salamanca.

 

Un español puede ir en la actualidad al sitio que le plazca, ya sea Malasia, EEUU, el Sáhara o la conchinchina…y nunca será considerado “ilegal”. Sin embargo los que proceden de los países del tercer mundo son “ilegales” por el simple hecho de querer mejorar su vida, de tener un futuro, de buscar algo mejor. Por esta regla de tres los españoles hemos sido un país de ilegales durante cincuenta años. Fabricábamos ilegalidad constantemente, ya que rozábamos la cifra de un millón de personas tratando de encontrar una salida económicamente favorable. ¿Acaso no teníamos el mismo derecho a mejorar que debería tener el resto de la humanidad?

Somos egoístas, no nos damos cuenta de que el pasado se repite porque no somos nosotros quienes lo protagonizamos esta vez.

“Ilegal” es un adjetivo que según el DRAE significa ‘que es contra ley’. Según esta definición las llamadas “personas ilegales” atentan contra la ley porque no están prescritos por ésta, no son verídicas, puntuales, fieles ni rectas en el cumplimiento de las funciones de su cargo. ¿Hasta qué punto podemos llegar a menospreciar a una persona para tener que decir que es un ilegal? Según el artículo 13 de la Declaración de los Derechos del hombre ‘Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado’ y ‘Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país’. Parece que los “ilegales” no tienen estos derechos porque son ‘los enfrentados a la ley’.

 

 

Cayuco español en Venezuela, 1949. Weblog

Cayuco español en Venezuela, 1949. Weblog

 

 

Cometer un delito es un acto contra la ley, una ilegalidad. De este modo, asesinatos, violaciones y otras tantas transgresiones suponen episodios que vulneran la ley. Sin embargo una persona, por el hecho de ser inmigrante indocumentado no tiene por qué estar cometiendo un robo, un asesinato, una violación, etc. En el avanzado marco de la sociedad española y en nuestras mentes, lo ilegal se fusiona con lo “indeseable” provocando cierto recelo hacia todo aquello que quebranta nuestra legislación.

Sin embargo, el único delito cometido por aquéllos a quienes llamamos “ilegales” es la forma de mirar adelante. No miran hacia el pasado, que es lo que deberíamos nosotros hacer; ni miran hacia el presente, pues muchos arriesgan sus vidas sin importarles lo más mínimo los peligros de la mar y la fuerza del oleaje. La mirada del inmigrante es una mirada hacia el futuro. Una mirada en busca de una vida digna, una educación, una atención a la salud, una vivienda, un marco de igualdad y libertad, y en definitiva, un futuro para sus hijos. ¿Qué padre mínimamente cuerdo no pretendería ofrecer un futuro mejor a sus hijos? ¿Quiénes somos nosotros para negárselo y más aún para señalar la ilegalidad de este cometido? Desechemos “las personas ilegales” de nuestro vocabulario y démonos cuenta del color que inunda a los inmigrantes. El color verde. Éstos sólo se mueven por un apreciado valor que no es ilegal: la esperanza.

Anuncios

Read Full Post »